02 May 2018

6 barreras que debes superar para ser un buen líder

02.05.2018

Tener la capacidad de lograr que un equipo humano vaya hasta donde antes se creía imposible de llegar, reunir la habilidad para convencer a otros de que la visión de uno en el fondo es la misma que posee el interlocutor, generar en terceros sentimientos de admiración sin importar el cargo que se ejerce o promover un clima de confianza, exige habilidades de liderazgo que no son innatas a todas las personas.

Sin embargo, como señala el profesor Ricardo Alania, director académico de Factor Humano en la Escuela de Postgrado de la UPC, es posible desarrollar estas habilidades con el entrenamiento que ofrecen ciertos programas y cursos en las escuelas para ejecutivos.

Aunque, destaca el profesor Alania, de nada servirá la teoría si no se superan dos temas claves que se terminan convirtiendo en barreras para los líderes en posiciones gerenciales.

Entre las claves, están las metas, que si están mal conducidas, pueden llevar al líder a tomar decisiones poco asertivas, presionando al equipo más de lo debido. Los umbrales de estas conductas podrían ir desde casos de exigencia de metas inalcanzables hasta malos tratos, generando un clima laboral negativo para promover la innovación, la creatividad y las buenas ideas. Si bien para algunos la presión por las metas trae resultados positivos a corto plazo, en el tiempo la gente más talentosa termina aburriéndose, generando lo que se llama la fuga de talentos.

Otras de las conductas que Alania recomienda atender es el autoconocimiento. En ese sentido, las carencias personales pueden convertirse en sentimientos negativos si no se enfrentan, despertando conductas contradictorias con todo lo que señala la teoría del liderazgo: empatía con los demás, buena comunicación, relacionamiento positivo, capacidad de trabajo en equipo, reconocimiento de los demás, entre otras cosas.

“La persona debe conocerse, debe tener espacios para el autoconocimiento, así conocerá cuáles son sus fortalezas y su debilidad, y podrá trabajar sobre eso para identificar qué puede seguir haciendo, qué debe cambiar, qué debe evitar definitivamente y sobre todo qué debe mejorar”, explica el profesor Alania.

Entre las ventajas que ofrece el autoconocimiento como camino a las conductas positivas del liderazgo podemos enumerar:

1. Detectar pautas de comportamiento
2. Conocer las motivaciones más íntimas
3. Detectar habilidades y talentos ocultos
4. Sacar a luz miedos que no conocemos
5. Cambiar creencias o mitos que nos limitan
6. Descubrir conductas negativas inconscientes
7. Conectarnos con las aspiraciones más profundas
8. Reducir comportamientos reactivos y su origen.

Las empresas muchas veces se aferran a líderes que no saben potenciar las habilidades de los colaboradores que tienen a su cargo. Por el contrario, estos malos jefes terminan desincentivando la capacidad de iniciativa y la proactividad de las personas. Para el profesor Alania, el obsesionarse con los números no siempre es bueno. Si bien las metas deben ser cumplidas, es importante no perder de vista el largo plazo. Finalmente, reflexiona, los números expresan cómo estamos en un momento determinado, pero no cómo somos ni quiénes seremos.

BARRERAS DEL LIDERAZGO

Brian Evje, experto en temas de gestión de personas, así como consultor global en temas de Recursos Humanos, identifico en un artículo para Inc. Magazine cuáles son las principales barreras que aquejan a los líderes de conductas claves para alcanzar el liderazgo. “Las diferencias entre aquellos que manejaron estas situaciones con éxito y aquellos que no reaccionan frente a estos bloqueos muy comunes para el crecimiento del liderazgo, son enormes”, escribió Evje.

Según este ejecutivo, más allá de conductas emocionales con las que se puede nacer o trabajar, existen seis barreras que deben superar los líderes en los negocios para ser líderes positivos.

1. Creer que somos perfectos
Todo líder debe estar al tanto de las cosas que pueden retrasar o detener el perfil de líder deseado. Para hacer esto, el líder debe comenzar con un par de ideas básicas. Primero, que el liderazgo no siempre es un camino cuesta arriba, y que hay ciertas cosas que pueden detener o descarrilar el liderazgo. Segundo, negar la posibilidad de que uno podría ser un pésimo líder no ayuda, porque se limita la posibilidad de mejora.

2. Ignorar la utilidad de los errores
Los errores son necesarios para el crecimiento. Son señales en el viaje de aprendizaje. Existen líderes que experimentan una serie de eventos difíciles y complejos, y lo primero que esperan es que pasen. Para Evje, poner en un segundo plano los errores en el liderazgo no hará que estos desaparezcan. Por el contrario, recomienda aprovechar la oportunidad de crecimiento y reflexión sobre cómo evitar baches similares en el futuro.

3. Rechazar ayuda
Todos necesitamos, sin importar si ocupamos la más alta posición en una organización, necesitamos ayuda para aprender lo que no sabemos. Por una variedad de razones, generalmente arraigadas a la inseguridad personal, muchos líderes rechazan la ayuda. Evje señala que no se debe tener vergüenza de convocar un entrenador, así se trate de un millennial, si se tiene problemas con el manejo y uso de la tecnología, por ejemplo.

4. No dejar que el equipo haga su trabajo
Este problema, dice Evje, tiene muchos nombres: microgestión, control freak, incapacidad para delegar, entre otros términos nada positivos. El verdadero liderazgo requiere la capacidad de crear y mantener un entorno en el que otros puedan tener éxito e incluso merecer más atención y reconocimiento por sus logros. Esto significa que el verdadero líder debe ser capaz de alejarse de los reflectores y dejar que el equipo haga su trabajo.

5. Falta de credibilidad funcional
Si se lidera un grupo funcional, se debe tener suficiente experiencia en esa función para ser un líder creíble, especialmente en un nuevo puesto o con un equipo nuevo. Las personas se vuelven bastante incómodas cuando el líder no comprende los fundamentos del trabajo o desconoce temas técnicos de conocimiento imprescindible. Si bien uno se puede llegar a apoyar en otros o delegar, es clave conocer las básicas reglas del negocio.

6. Incapacidad para manejar el poder
Muchos líderes se sienten incómodos con el poder que tienen sobre los demás. Las presiones de esta responsabilidad pueden provocar que incluso los buenos líderes se abstengan de adoptar plenamente su papel. Por otro lado, están los líderes que abusan de su posición. Si uno no se siente cómodo con el nivel que posee como líder, debe enfrentar este malestar y aprender a usar el poder de manera efectiva, coherente y ética.

El liderazgo exige que los líderes enfrenten errores permanentemente, por lo que deben tener la capacidad para asumir su responsabilidad, pero también para perdonar, olvidar o dar segundas oportunidades. Nada de esto es fácil. Como dice el profesor Alania, si no se trae de casa, nadie te lo enseña. Por esa razón el autoconocimiento es en el fondo la solución para superar estas barreras y convertirse en ese líder capaz de llevar a la organización a metas cada vez más importantes. ¿Haz hecho algún ejercicio o tomado entrenamiento para el autoconocimiento? Si no lo haz hecho. quizá es hora de empezar.

Fuente: Diario El Comercio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *